• Stacks Image 14243
Stacks Image 61408
Stacks Image 61502
Piensa mal y…
México
Eduardo Hernández
Poder Político
12 de julio 2017
Algo habría pactado Javier Duarte de Ochoa, ex gobernador de Veracruz, con la cúpula del gobierno mexicano como para haber cambiado de opinión en el pestañeo del abrir y cerrar de ojos; en audiencia judicial de Guatemala aceptó ser extraditado al país para enfrentar aquí los cargos incluso de enriquecimiento ilícito y delincuencia organizada. Habría aceptado ser el trofeo del régimen priista en víspera al inicio legal del proceso sucesorio por renovar la Presidencia.

Seguro no fue por nada sino que el ex gobernante veracruzano en lo obscuro convino algunas consideraciones en su favor al margen del Estado de Derecho con emisarios de oficialismo, quienes como antaño en lo turbio y con la complicidad de la autoridad de Guatemala así lo habrían hecho.

No es tampoco una causalidad que se difundiese la captura en Panamá de Roberto Borge Angulo, en su caso ex ejecutivo de Quintana Roo, al filo de la media noche ese mismo cuatro de junio anterior, a la inmediatez de que se aseguraron las tendencias preliminares hacia un triunfo de Estado en las elecciones concurrentes Coahuila y en el Estado de México, origen éste del presidente Enrique Peña Nieto, ambas entidades importantes en su alocada carrera por retener poderes al costo que fuese.

La repatriación voluntaria(sic) del veracruzano y antes aprehendido el de Quintana Roo, ambas entidades federativas pertenecientes a la región sureña del mexicano caciquil y autoritario, sin lugar a dudas que procede por el gravoso daño al patrimonio y a las arcas financieras en detrimento de la sociedad y consecuente desarrollo social traducido en prosperidad y calidad de vida.

Uno y otro deberán rendir cuentas de sus hechos y desfiguros al frente de sus correspondientes administraciones públicas donde en vez de encausar políticas públicas orientadas hacia el desarrollo y crecimiento socioeconómico antepusieron sus intereses comunes, los suyos y los de sus facciosos grupos afines, que en la ilegalidad se enriquecieron con cargo al erario estatal y se hicieron de reservas territoriales.
En contrario nada se hizo por abatir la recesión económica que desde luego impactó en que hubiese un alto índice de pobreza en todos sus indicadores liderados por la alimentaria, seguido por la inseguridad y delincuencia organizada consentida que en Veracruz conllevó a asaltos, muertes al grado de incrementar los feminicidios y cortar de tajo con la existencia de periodistas por el único delito de cumplir con su ejercicio profesional.

La corrupción e impunidad han sido el común denominador de los gobiernos priistas, aunque no exclusivos. Pero la seguidilla de experimentar desde gobiernos anteriores un retroceso acelerado condujo a que en las elecciones de 2016 la ciudadanía optara por la alternancia.

Javier Duarte de Ochoa por su legado de un gobierno atroz en la administración pública veracruzana registró alarma roja de escándalo sin precedente alguno que alcanzó incluso a la esfera internacional, en la pérdida de su territorio a manos de la oposición se convirtió en el suertudo gordito con quien el Gobierno de la República se sacó la lotería para efectos de un doble propósito.

El presidente de la República Enrique Peña Nieto halló a su villano favorito para en modo alguno mostrar una apariencia de combatir a aquellos malos gobernantes vinculados a la corrupción e impunidad de la que el primer implicado ha sido él mismo con el emblemático escándalo de la Casa Blanca.

El segundo eslabón de tener al ex gobernante veracruzano principalmente tiene tintes de un mostrarle como trofeo con miras a las 30 elecciones locales concurrentes con la federal, destacando la de Presidente de la República, para el próximo domingo uno de julio de 2018.

Por supuesto que el PRI-Gobierno buscará retener gran parte de su capacidad de injerencia en la definición del rumbo del país en el espectro de una gobernanza disminuida para sus intereses.

Bitácora

Los contendientes en la puja electoral de 2018 tienen muy claro que al PRI-Gobierno no se le puede dar por muerto, sería un grave error para quien así piense puesto que son ellos quienes tienen toda la estructura para operar e inclinar la balanza para tratar de ser de este modo hacer competencia que para la Presidencia de México nada tienen que hacer ante una eventual derrota.

Comentarios y opiniones: como parte de la pluralidad que Jorbai TV mantiene desde su fundación, en nuestra red social de Facebook podrán encontrar este artículo para enriquecer su contenido. Asentir o discernir con lo expuesto es válido y enriquecedor, no obstante, los pronunciamientos son responsabilidad de quien los escribe.

Invitamos a nuestros lectores a participar en nuestra red social de Facebook Jorbai Reflexiones para este fin.

Jorbai TV | México
Tel. +52 (55) 5563 3578
contacto@jorbaI.tv
www.jorbai.tv